MADRES QUE HEREDAN SU FE A SUS HIJOS

II TIMOTEO 1:5.

INTRODUCCIÓN: Los nombres de Loida y Eunice se mencionan dos veces en la biblia, haciendo referencia a la madre y abuela de Timoteo, en este pasaje se refiere a la calidad de ´´FE´´ de estas dos madres. La fe de ellas se denominada como ´´no fingida´´. Veamos:

I. QUIENES ERAN ESTAS DOS MUJERES?

1. Eran judías creyentes, temerosas de Dios.
2. Eunice era la madre de Timoteo y Loida la abuela, eran madre e hija.
3. El nombre de Loida significa “agradable o deseable”, y el de Eunice “feliz o buena victoria”.
4. Timoteo significa “uno que honra a Dios”, su madre deseaba que su hijo honrara a Dios.

II. QUE ES UNA FE NO FINGIDA.

1. Es una fe que descansa sobre la roca, que es Cristo.
2. Es una fe virtuosa como la de proverbios 31:10-31. Producto de mujeres virtuosas.
3. Es una fe que merece recordarse como la fe de los Héroes de la fe. Hebreos 11.
4. Es una fe que soporta las pruebas y tentaciones y sale victoriosa.
5. Es una fe dina mica que nos mueve a actuar a pesar de…

II. ES UNA FE QUE MERECE RECONOCIMIENTO.

1. Imagínese recibir un reconocimiento por el presidente de la Republica por la calidad de su fe y carácter demostrado.
2. Imagínese que Dios mismo por medio de Pablo viniera para darle un reconocimiento por su fe que ha heredado a sus hijos? Loida y Eunice fueron reconocidas públicamente por nuestro dios a tevés del apóstol Pablo.

Madres no se cansen de enseñar y modelar valores y principios a sus hijos, no es fácil aun cuando son madres solteras, viudas, pero recuerde la recompensa de Dios es grande.

III. MADRE Y ABUELA ENSEÑARON LAS ESCRITURAS A TIMOTEO DESDE SU NIÑEZ.

2 Timoteo 3:14-15. Es el mejor tiempo invertido con los hijos, el enseñarles las grandes cosas que Dios ha hecho.

Los padres y los abuelos tenemos el gran privilegio de poder pasar a nuestros hijos un legado eterno mejor que cualquier herencia terrenal que podamos reunir: nuestra fe en Dios

Loida y a Eunice enseñaron a Timoteo las Escrituras desde pequeño, desde que era un niño.

Lo mismo debemos hacer las madres de hoy: ayudar a sus hijos y nietos en sus primeros pasos en la fe. Leer la Biblia con ellos, explicarles las partes que no entienden, enseñarles a orar y orar con ellos, llevarlos a la iglesia y hablarles de la importancia de congregarse, ayudarlos a aplicar la Biblia a sus vidas… ¡Esa es nuestra responsabilidad!

Conclusión: Adelante estimada madres, hoy reconocemos su labor en el hogar. Cuide su vida espiritual y la de sus hijos, Dios tiene la recompensa.

2018 IGLESIA FUENTE DE LUZ © TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS.